lunes, 30 de agosto de 2010

CABE ESPERAR

Ese es el título de la novela que he empezado a escribir este verano.

Era un sábado y quería pasarlo sin perder mi tiempo.

Fue el 24 de julio del 2010.

Hoy estoy a las puertas de volver a asumir la cuesta del retorno.
Vuelta al trabajo.

Es posible que CABE ESPERAR haga justicia a su nombre y deba quedar en proyecto.

Se hace difícil compaginar la vida en escribir y trabajar.

No es de extrañar que las personas tocadas por el delirio escribidor quieran ganarse el pan con sus letras.
Eso permite dedicarse a ellas plenamente.

Mis dos meses de vacaciones me regalan esa posibilidad.

Los empecé con una historia que nació con alas de largos vuelos, pero mis circunstancias borraron esa hoja de ruta en mi mente.

La vida te tráe y te lleva.

Esa marea no permite apuntalar muchos diques de contención.

Razones familiares fueron avatares que parecieron llevarme a zozobrar en ese mar.

Hoy mi texto se sostiene solo.
Eso me da confianza.
Cabe reescribirlo y llenarlo de razones y sólidos pilares.

Lo bueno de todo ello es que quiero hacer un libro.
Quiero llevar a libro mis escritos.
¿Cuándo?
Eso tendrá que esperar.
Ya llegará.
El caso es que he madurado esa idea y ahora la tramaré.

2 comentarios:

Juan Carrizo dijo...

Tienes buenas ideas ,tiempo,y dedicación,entonces edita el libro,yo edité en "escritores Argentino" con Norberto Cid y él me abrió las puertas para que lo presentara en la feria internacional aqui en Bs As.eso ocurrió en el mes de mayo,inténtalo,cualquier cosa llámame al 4328 9386 juan carrizo

Clea dijo...

Estoy en busca de editor.
Aunque la novela no saldría ahora, porque no está a punto, hay otras obras que sí.
Me tomaré mi tiempo.
No hay prisa.
Quiero hacerlo en mi entorno más próximo.
Quiero salir a la calle con pseudónimo.
Éste u otro.
Aún no lo sé.
He habitado en blogs y redes durante cuatro años.

¡Gracias!
Saludos.