lunes, 5 de marzo de 2012

Clea

Hace días que Clea guarda silencio.
Quisiera imaginar, pero se le impone lo real.

Alza el vuelo y mira sobre el paisaje.

Las barreras no llegan a ese lugar.

Las fronteras no son como los mapas políticos las quieren señalar.

Ve montañas cubiertas de blanco manto.

Sobre las nubes el cielo la está deslumbrando.

Quiere alcanzar un lugar en que depositar el tesoro de su memoria.

Una isla en un océano intransitado.
Un lugar al que volver de vez en cuando.

Quiere inventar una geografía nueva.

Unos paisajes en que la vegetación comparta la luz con los seres que en él habiten.

¿Podrá acercarse a los seres que en él estén?

¿Podrá medrar y disfrutar de los cambios climáticos y los días y noches?

¿Se podrá quedar?

¿Se podrá inventar sin más condicionamiento que el de la libertad?

2 comentarios:

ROBER dijo...

¡Al fin te he encontrado!
Me Costó CLEA. y veo que soy uno de tus seguidores.
Por algún motivo no estabas en mi lista de blogs.
Pero vamos al tema:
Lo que has escrito el 5 de marzo cambia tu fisonomía.
Me gustó, está perfecto.
Lo único que hace sospechar, ahora, quien es CLEA, esta en las frases corta y punto aparte.
Ese sentimiento lo conozco. Lo expresé, pero nunca tan bien como lo has hecho. (Era cuestión de ir a tu lista de seguidores, y ubicar al primero).

Anna SB dijo...

Lo palpable y real golpea.
Un abrazo